skip to Main Content
Menu

Como registrar la marca de un negocio gastronómico

Pexels Photo 216489

Antes de comentar a detalle cómo se realiza el trámite para el registro de una marca– en el caso que nos atañe, con relación a un negocio gastronómico– es preciso ponderar la diferencia entre la denominación de una empresa y la marca que esta misma ostente. En realidad, son dos elementos completamente distintos. Una empresa se puede llamar de una manera y su marca puede exhibir un nombre cien por ciento diferente.

Una vía para comprender sin problemas esta circunstancia es pensar que una marca puede cambiar de logotipo o distintivo en repetidas ocasiones, pero estos últimos no pueden cambiar de marca. Lo que sucede es que una marca se encuentra más allá de su presencia gráfica, por ejemplo, las tipografías que incluya, los colores que maneje o los dibujos que incorpore. De allí que existan marcas que con el paso del tiempo vean alterados o modernizados sus detalles gráficos, pero su marca en sí, su registro oficial, no cambia en lo absoluto.

Dinámica del registro de marca

Lo primero es efectuar una búsqueda de tipo fonético en los registros del Banco Nacional de Marcas (Marca-net). Este último puede hallarse en el sitio web del Instituto Mexicano de la propiedad intelectual. Acto seguido: si ese nombre no ha sido registrado aún, se puede comenzar el proceso de registro completando el formulario de signos diferenciadores que se hallarán en la sección de formatos de la página de Internet del IMPI.

Un trámite sencillo pero indispensable

En el documento mencionado se deberá especificar quién será el responsable por el registro de la marca de ese negocio gastronómico, detallando el domicilio, número telefónico y otras referencias básicas. También hay que dejar constancia de los servicios o productos que se pretenden distinguir. Del mismo modo hay que mencionar si previamente se ha utilizado esa marca o no.

Además, puede darse el caso de manejar una de las llamadas marcas mixtas, tridimensionales o innominadas. De ser ese el caso hay que añadir pegada la etiqueta del logotipo que se piensa utilizar. Tal etiqueta debe tener medidas de 10 centímetros cuadrados como máximo y como mínimo cuatro centímetros. Hay que tener presente que todo el proceso puede demorar de 6 a 8 meses, hasta que por fin nos sea entregado el certificado oficial que nos acredita como propietarios oficiales de una marca.

Todo el trámite antes detallado, indispensable de realizar para emprender cualquier proyecto formal de negocio, tiene un costo, actualmente, de 2,852.00 pesos mexicanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back To Top
Search