skip to Main Content
Menu

Consejos para cocinar carne al carbón

Outdoor Smoke Summer Roast Dish Meal 543268 Pxhere.com (1)

En un restaurante con aspiraciones de éxito total, es importante ampliar con frecuencia las opciones culinarias que se ofrecen a los comensales cotidianamente. De allí la pertinencia de incluir carne preparada al carbón, por el exquisito sabor que nos garantizan los alimentos preparados de esa manera. Además, es una manera sencilla y deliciosa de preparar el pescado y la carne, con la ventaja adicional de que no hace que la cocina se ensucie en demasía. A manera de introducción a esta popular técnica gastronómica, en lo que sigue les ofreceremos algunos consejos para cocinar carne al carbón.

Una recomendación inicial es garantizar que los alimentos preparados con el asador, tengan ese indescriptible pero igualmente irresistible sabor que adquiere la comida preparada al carbón. Para ello hay que conseguir trozos de madera dura, como por ejemplo, nogal o roble, para colocar encima del carbón, lo cual hará que el pescado o la carne que asaremos tenga ese sabor campestre tan gustado por todos.

Tips para cocinar al carbón

Por otra parte, para conseguir los mejores resultados culinarios, se debe cocinar la carne o el pescado cuando el carbón se encuentre al punto. Una clave para identificar el momento en que debemos poner la carne a asar, es cuando el carbón queda cubierto de blanca ceniza. Solo entonces conviene colocar el pollo, carne o pescado en el carbón.

También es importante elegir qué es lo que vamos a ofrecerles a los comensales en nuestro menú. Con relación a la carne cocinada al carbón, hay opciones como el pescado, pollo o carne roja. En este sentido, los mejores efectos gastronómicos al cocinar al carbón se consiguen con los alimentos que tienen más grasa, ya que se conservan jugosos, aún con el intenso calor que se genera en el asador.

Cocinar pescado y pollo al carbón

Ya que el pescado y el pollo tienen la tendencia a secarse, es preferible cocinar al carbón carne roja, por ejemplo, un corte ribeye. Por lo demás, para los comensales que gusten de lo dietético y se decanten por el pollo o pescado, también es posible hacer que no pierdan una jugosa consistencia. En el caso del pescado, basta con marinarlo con sal de grano y aceite de oliva, en un periodo de una hora como mínimo, antes de someterlo al asado.

Si en cambio se quiere cocinar pollo al carbón, no hay que retirarle la piel hasta después que se coloque en el asador. Es una manera de evitar que se seque demasiado el pollo al cocinarlo al carbón. No debemos preocuparnos por la grasa, puesto que la piel del pollo actúa a manera de cubierta protectora, es decir, gracias a ello la carne blanca del pollo no absorberá demasiada grasa.

Un consejo adicional se relaciona con no usar el tenedor en cualquiera de las carnes mencionadas para voltearlas, ya que eso propicia que se sequen más rápido. Es más conveniente usar pinzas de asador o una sencilla espátula.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back To Top
Search