skip to Main Content
Menu

Cuidados y limpieza de la cristalería y porcelana de tu restaurante

Pexels Photo 279946

Si en tu restaurante tienes abundantes piezas de cristalería y porcelana, los siguientes consejos te serán de gran provecho. Se trata de recomendaciones acerca del cuidado así como la limpieza que deben tenerse con estos elementos esenciales de la coctelería y la cafetería. De inicio debes tomar en cuenta algo importante: si tu cristalería es demasiado fina, debes tener abundantes cuidados para no causarle daño. Por ejemplo, los cambios bruscos de temperatura suelen ser bastante perjudiciales, por lo cual, al extraer del lavavajillas las piezas, o al fregarlas, una corriente de aire frío basta para que se resquebrajen sin remedio. Evita en lo posible este riesgo.

Además, si quedan restos adheridos al cristal, nunca uses una esponja metálica en esos vasos, copas, o utensilios, ya que podrías rayar el cristal y afectar su apariencia totalmente.

Cómo limpiar y manipular la cristalería fina

Un buen consejo para limpiar un recipiente grande de cristal, por ejemplo, una licorera, es usar una solución de agua tibia, detergente líquido y una cucharada de arena muy fina. Posteriormente hay que sacudir ese contenido hasta que las manchas se quiten, pero evitando siempre cualquier rayadura en el cristal.

Otro problema frecuente que se presenta con la cristalería de un restaurante o bar es que los vasos queden atascados entre si. En ocasiones es muy complicado separarlos. Lo que debe hacerse en este caso es llenar de agua fría el vaso que esté encima y sumergir por completo el de abajo en agua tibia. De ese modo quedarán liberados los vasos y sin daño alguno.

Limpia sin riesgos la loza o porcelana de tu restaurante

Por lo que se refiere a la porcelana, cuando una vajilla exhiba manchas negras por el contacto con los cubiertos, se pueden eliminar estas últimas fácilmente utilizando un eficaz procedimiento.

Lo primero es preparar una mezcla de cinco litros de agua caliente y seis cucharadas soperas de ácido cítrico en polvo. Este último se puede conseguir sin problemas en cualquier ferretería o farmacia. Después se remueve el combinado para obtener una solución homogénea.

Lo que sigue es introducir las piezas de porcelana y dejarlas reposar por dos horas aproximadamente. Después hay que quitar las piezas y lavarlas a mano, usando un estropajo o fibra de lavado no metálica, así como también un detergente que incluya concentrado de jugo de limón.

Que no se raye tu loza

Para llevar a cabo esta clase de limpieza hay que utilizar guantes, puesto que el ácido cítrico ocasiona irritación en la piel, en especial cuando se tienen pequeñas heridas en ella. Un consejo adicional para el mejor cuidado de las vajillas de porcelana, es utilizar cubiertos de acero inoxidable, ya que así se reduce el riesgo de dañar las piezas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back To Top
Search