skip to Main Content
Menu

Errores frecuentes al preparar carne a la parrilla

394162

Los restaurantes bar and grill tienen un público muy fiel, ya que encuentran en las propuestas gastronómicas de esta clase de negocios un interesante abanico de propuestas culinarias. De allí se explica mucho del éxito que tiene esta clase de restaurantes en el entorno hostelero actual. Pero para triunfar con un restaurante de bar y parrilla hay que tener cuidado en la preparación de los platillos, en especial al cocinar los cortes. En lo que sigue les mencionaremos algunos errores frecuentes al preparar carne a la parrilla.

En algunas ocasiones se comete el error de no sazonar la carne convenientemente. En este caso, se debe usar una sal bastante fina, evitando siempre la de grano, para que no quede adherida a la carne y afecte así su sabor. Una buena opción es utilizar sal refinada. Hay que procurar un sazonado parejo y que la carne sea rociada de modo uniforme. Finalmente, si el corte va a ser preparado a la parrilla es aconsejable embadurnar con aceite toda la pieza.

La temperatura de la parrilla

Otra equivocación frecuente que se presenta al asar la carne tiene que ver con la temperatura ideal que debe tener la parrilla. Si la superficie de la parrilla está demasiado caliente, entonces se generará demasiado humo y la carne se cocinará de más, con el riesgo de que la pieza se queme. En cambio, si la parrilla está demasiado fría y la carne no produce vapor, no se obtendrá la debida caramelización en la cubierta del corte.

Un consejo provechoso para asar bien la carne es iniciar la preparación del corte solo cuando las brasas estén listas, es decir, apenas apagadas las llamas más intensas. También es indispensable que la parrilla esté perfectamente limpia. Para garantizarlo, hay que frotarla con un trapo humedecido con un poco de aceite.

El contacto de la carne con la parrilla

De la misma manera, otro error frecuente el asar la carne a la parrilla es mover demasiado la carne en cuanto se ha colocado en el metal. Es importante dejar la carne en la parrilla durante tres o cuatro minutos para que la pieza por su propia cuenta forme una costra y quede sin adherirse excesivamente a la parrilla. Mover demasiado la carne, hacerlo con excesiva frecuencia, solo propiciará que el corte se rompa y que se ensucie la parrilla.

Así también, no hay que presionar la carne cuando se la esté cocinando. Es una equivocación que se presenta con gran frecuencia. Lo que sucede es que, al presionar la carne con el metal, los jugos y la grasa se derraman en las grasas lo cual hace que se seque demasiado la carne. La verdad es que presionar la carne no conseguirá que se cocine más pronto y terminará por hacer que el corte quede más duro y seco, es decir, menos apetitoso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back To Top
Search