skip to Main Content
Menu

Manejo de problemas con clientes difíciles en restaurantes

O 1508006791 5002c0d60b455228cccc4e1f1ce5f1ca

Cuando una persona acude a consumir sus alimentos predilectos a un restaurante no siempre tiene la mejor experiencia. Y en ocasiones esa clase de comensales ha tenido problemas personales que los predisponen para tener una reacción negativa ante cualquier evento que se les presente y que no corresponda a sus expectativas. ¿Cómo manejar problemas con clientes difíciles en los restaurantes o cafeterías? Acerca de ello comentaremos algunas recomendaciones en las siguientes líneas.

El valor de la escucha, demostrar voluntad de mejora, exhibir firmeza en nuestra postura y nunca renunciar al respeto y la cordialidad, es parte de lo que mencionaremos en estos valiosos consejos.

La importancia de escuchar

Lo primero que se debe de hacer ante un cliente insatisfecho y de difícil trato, es permitir que se desahogue, dejar que exprese libremente, sin interrumpirlo y escuchando atentamente, para conocer la razón de su molestia. Exhibir una patente disposición a escuchar es el primer paso para resolver los problemas con clientes recalcitrantes

Comprender otros puntos de vista

Es básico también demostrar una sincera voluntad de comprensión con respecto al comensal insatisfecho. Se debe hacer lo posible por ponerse en su lugar y tratar de entender los motivos de su enojo. A partir de ello se pueden hallar opciones de solución al problema. Lo importante es evitar que ese cliente se aleje de nuestro restaurante y no regrese más, o peor aún, que decida cambiarnos por un negocio rival.

Demostrar la justa firmeza

Una posible estrategia para manejar eventos complicados, relacionados con clientes difíciles, es explicarles claramente lo que podemos hacer por él y las consecuencias de no hacerlo. En ocasiones se debe mostrar firmeza ante ese comensal difícil y si la razón está de nuestra parte, por el bien del negocio, hay que presionar en la medida de lo posible y hacer que el cliente reconozca que su postura ante el problema no es la más adecuada.

Demostrar la indispensable cordialidad

No obstante, el manejo de situaciones difíciles en un restaurante, cuando los comensales adoptan actitudes intransigentes, casi siempre amerita demostrar mucha cordialidad. Hay que expresar nuestros puntos de vista ante el problema con voz firme y palabras directas, pero siempre con tacto, respecto y una evidente voluntad para resolver esa dificultad de la mejor manera posible. No todos los casos complicados pueden ser resueltos en un negocio gastronómico, pero el cliente por lo menos constatará nuestra intención de buscar su satisfacción.

Ponderar lo positivo

Otra táctica aprovechable para solventar casos de clientes molestos en un restaurante o una cafetería, es ponderar lo positivo de esa persona, exhortándola- de un modo sutil- para que demuestre una positiva actitud y trate de llegar a un arreglo ante el problema. En este caso debemos utilizar frases como “Una persona tan tolerante como usted…” o “Alguien tan comprensivo y tolerante como usted…”, etc.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back To Top
Search