skip to Main Content
Menu

Maneras de identificar la frescura del pescado

Salmon Dish Food Meal 46239

Ya sea que tengas planeado montar un restaurante especializado en servir platillos preparados con alimentos obtenidos el mar, o bien, que quieras variar el menú que actualmente manejas en tu negocio dedicado al campo culinario, siempre será valioso que sepas identificar la frescura del pescado. Por lo general se detecta si un producto marino es fresco o no por medio del olor que despida, especialmente cuando se le adquiere en el mercado o en la sección de pescados y mariscos del supermercado.

No obstante, hay otras maneras de identificar la frescura del pescado que deseamos comentarte en las líneas siguientes. Adoptando estas técnicas gastronómicas, evitarás cualquier problema con tus comensales, si llegaran a detectar que el pescado que les sirves en sus platillos no es lo suficientemente fresco o no tiene el mejor sabor posible.

Un alimento exquisito pero delicado

Si bien es verdad que el pescado es uno de los alimentos más exquisitos que se pueden saborear, también hay que saber que es especialmente frágil y proclive a estropearse con facilidad. En muchos negocios expendedores de pescado se ofrecen a precios atractivos, peces que no se encuentran en buen estado, que está dañado o no tiene la frescura esperada por los clientes.

Para detectar si un pescado es fresco hay que atender algunos detalles en específico. Por ejemplo, los ojos de un pescado son una buena referencia para evaluar su frescura. Si una pieza tiene los ojos saltones, vivos, brillantes y negros eso es un indicador de que se encuentra en buenas condiciones. Si la piel del pescado exhibe colores vivos y limpios, eso también nos revela que su consumo es seguro.

Comer pescado fresco

Pero una pieza también puede ser usada para fines alimenticios sin problemas, si las agallas son de un color rojo profundo y no se les puede abrir con demasiada facilidad, o bien, si tiene las aletas firmes y las escamas brillan. Otra señal positiva la tenemos disponible en la consistencia de la carne, puesto que la carne del pescado fresco debe ser dura y a manera de comprobación es aconsejable pulsar la pieza especialmente si se trata de una especie de escama blanda. Si percibes que la carne cede demasiado fácil es que el ejemplar en cuestión no es lo suficientemente fresco para consumirlo.

Un pescado fresco debe tener aroma a algas y mar. Si una pieza no huele de este modo, sino más bien a amoniaco, o si no sangra al momento de cortarla, lo mejor será optar por otra pieza.

This Post Has One Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back To Top
Search